El tiempo - Tutiempo.net

El ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo aclaró que el pedido de los movimientos sociales para acceder a vacunas, contempla solamente a los encargados de los 10 mil comedores que hay en todo el país. “Los movimientos sociales no tienen que tener vacunas”, enfatizó, pero justificó que sí corresponde que las reciban las mujeres que están cocinando en los comedores. “El año pasado las declaré esenciales porque se levantan a las 7 de la mañana y empiezan a armar la olla; hoy son 70 mil, es un trabajo muy significativo”, manifestó el funcionario quien informó que en total hay 10 mil comedores en todo el país. “Cuando se nos traba un comedor por el coronavirus, se nos desacomoda todo el barrio”, argumentó. En efecto, la propuesta del ministro consiste en que “cuando empiecen a vacunar a los trabajadores esenciales” se incluya a las encargadas de los comedores. No obstante, aclaró que la cuestión la define el Consejo Federal de Salud: “Nosotros solo lo propusimos, nunca se planteó en términos de vacunar a las organizaciones sociales”. Arroyo ya dispuso una suba del 40% en la entrega de bolsones de alimentos. En el mismo porcentaje se incrementarán las transferencias de dinero que se realizan a los más de 3.000 comedores y merenderos homologados para recibir los importes en las cuentas bancarias para ese fin. Hay otra gran problemática que el Gobierno no logra solucionar y es la de la suba en el precio de los alimentos. En ese sentido, Arroyo anunció que se estará lanzará una “Canasta Ahorro” de 28 productos “para que se venda en las ferias donde el productor comercialice directamente con el consumidor”. Ejemplificó que se encontrará leche a $55, yogurt a $65, azúcar a $48, entre otros productos. “El tema clave es el precio de los alimentos, si aumentan sube la pobreza”, explicó el funcionario. También se refirió a las constantes manifestaciones que se repiten a diario en la Ciudad de Buenos Aires pese al alto número de contagios. Lejos de esquivar el planteo, afirmó que “lo que pasa en la calle refleja la realidad social de la Argentina; las movilizaciones reflejan que hay un problema social importante”. Sin embargo, dejó en claro que si bien los reclamos “tienen que ver con los alimentos y con que hay gente que se ha quedado sin ingresos”, ante el avance del coronavirus “no es tiempo de movilizarse y hacer marchas”. Por otra parte, despejó trascendidos de diferencias internas en el Frente de Todos con respecto a las medidas de asistencia social frente a la pandemia. “Venimos trabajando bien más allá de que haya distintas miradas. Mi tarea es presionar para que haya más recursos para los sectores más pobres”, explicó Arroyo.

Compartir

.