El tiempo - Tutiempo.net

La interna del oficialismo, sumó un nuevo frente de conflicto entre el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo y el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, quien pidió el regreso del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Daniel Arroyo explicó: “El IFE tuvo que ver con abril, mayo, junio del año pasado, que se cerró toda la actividad y la pobreza fue del 47 por ciento. No es este el momento de cierre de esa situación”. Sin embargo, evitó pronunciarse si esa medida se implementaría a futuro, ya que el Gobierno está “evaluando todo el tiempo y se van a tomar medidas adicionales en la medida que hagan falta”. Por su parte, Larroque, sostuvo que “es indispensable que continúe el IFE y creemos que debemos reconvertir esas instancias en políticas para que no reciban ningún tipo de cuestionamientos”, agregó el ex diputado nacional de la agrupación que lidera el diputado nacional Máximo Kirchner. En ese marco, Arroyo reiteró que desde la semana pasada se llevaron adelante un conjunto ayudas sociales, entre ellas, un “bono de 15 mil pesos para un millón de familias”, el Repro II, que involucra una suma de 18 mil pesos y que incluye a pequeños emprendedores; “el aumento del salario mínimo que pasó 24 mil pesos en mayo”. Además agregó “la cobertura y la ampliación de la tarjeta alimentaria y la cobertura de los comedores y los merenderos”, que aumentaron en torno a un 50 y 40 por ciento, respectivamente. “El principal problema que tenemos, sacando al COVID-19, es la inflación y el precio de los alimentos”, sostuvo el ministro. De esta manera, al interior del Frente de Todos volvió a quedar expuesta la diferencia de criterios en torno a qué medidas económicas y sociales adoptar en los próximos meses para enfrentar la crisis sanitaria y el creciente deterioro del poder de compra de la población. “Creo que hay un debate abierto en ese sentido, sobre cómo estabilizar medidas de política social en mediano y largo plazo”, admitió Andrés Larroque sobre el contraste de miradas en la coalición gobernante. Por su lado, el ministro Daniel Arroyo se refirió a sus charlas con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y dijo que con él “siempre habla del precio de los alimentos” pero que “no tiene mucha capacidad para opinar sobre las tarifas”, el tema que encendió la interna del gabinete de Alberto Fernández, tras el fallido desplazamiento del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. Mientras tanto, el Gobierno observa con preocupación como el encarecimiento de la canasta básica impactará en los niveles de pobreza. Sobre el tema, Daniel Arroyo insistió que la variación en la situación de vulnerabilidad social “depende del precio del precio de los alimentos”. En la actualidad, son 10 millones de personas que perciben algún tipo de ayuda alimentaria.

 

Compartir

.