El tiempo - Tutiempo.net

Laura Fernández, mantuvo un ida y vuelta con sus seguidores de Instagram, contestándoles algunas preguntas. La bailarina se refirió a su vida personal y sorprendió al contar que desde hace un mes está separada de Nicolás Cabré, con quien ya había superado una crisis en 2020. A través de sus historias de Instagram compartió las respuestas que le dio a sus fans ante algunas preguntas. En ese marco, una seguidora le consultó si seguía en pareja con el actor y allí Laurita se sinceró y reconoció que desde hace un mes no están juntos. Sin embargo, se encargó de remarcar que al parecer la separación se dio en buenos términos: “Nos queremos mucho. Fueron tres años hermosos”. Antes de esta respuesta, la conductora había dado indicios de su flamante soltería cuando otro usuario quiso saber si estaba enamorada: “De la vida, de estar sana, de rodearme de gente buena, de mi profesión, de las oportunidades que llegan, del perro que aún no tengo pero voy a tener”, le expresó con un poco de humor. En 2020, durante los primeros meses de cuarentena estricta, Laurita y Nicolás atravesaron una crisis de pareja decidieron separarse. Más allá de eso, en septiembre fueron captados caminando juntos de la mano en el barrio privado de Pilar donde vive el actor y hasta haciendo las compras en un supermercado. Al poco tiempo confirmaron la reconciliación. Desde ese momento ella publicó en sus redes sociales algunas fotos con Nicolás, como por ejemplo cuando pasaron juntos las fiestas de fin de año. En enero, durante una entrevista con Los ángeles de la mañana (ElTrece) Laurita explicó que en un año marcado por la pandemia de coronavirus, con Cabré habían decidido no tomarse vacaciones en el exterior. “El virus ya está en todos lados y uno toma las medidas que hay que tomar. Yo, desde el momento cero, traté de no relajar”, detalló acerca de su postura ante el COVID-19 y la preocupación que le generaba la posibilidad de contagiarse, más por cuidar a sus padres que por ella misma. En ese sentido indicó que el actor acompañaba este pensamiento: “Nico coincide en esto de no ir, no exponernos al pepe. Si vas en avión, corrés riesgos de contagiarte. Y si eso sucede y estás en otro lugar fuera de tu casa, se complica. Se que es un bajón y a uno le dan ganas. Es algo de lo que podemos prescindir y no nos vamos a morir si no viajamos y nos quedamos en el balcón de casa tomando unos mates”.

Compartir

.