El tiempo - Tutiempo.net

El ministro de Salud porteño Fernán Quirós brindó detalles de la situación sanitaria en la Ciudad, en medio de la segunda ola de contagios de coronavirus y confirmó que se observa una tendencia a la baja en los contagios. “Luego de tres semanas de mucha intensidad de casos, hemos tenido un número de casos significativamente más bajo”, declaró Quirós. “Después de haber tenido cerca de 2.800 casos promedio por día, hemos descendido al día de hoy a 2.200 casos promedio”, agregó. “Hemos descendido apenas un 20-25% de lo que hemos ascendido y necesitamos terminar de descender para darle más tiempo a las camas de terapia intensiva”, dijo. Además, precisó que la curva de ocupación de camas de terapia intensiva “está empezando a seguir la curva de casos”. Para mantener la tendencia a la baja, el funcionario instó a la gente a seguir con los cuidados y evitar los encuentros en lugares cerrados, sobre todo ahora que comienzan a bajar las temperaturas. “si tenemos que encontrarnos con alguien con quien no convivimos, siempre en un lugar abierto. Y si tiene que ser en un lugar con techo, siempre debe haber ventanas y puertas abiertas por más frío que haga”, sostuvo. “Los lugares cerrados son los principales lugares de contagio de esta epidemia en este momento”, agregó. “El lugar donde el barbijo tiene el mayor efecto, es en el lugar cerrado mal ventilado donde se rompe la distancia”, advirtió al respecto. Quirós también detalló que la tasa de positividad en los testeos bajó “lenta pero sistemáticamente” en los últimos 10 días y está en 21,5%. El ministro de Salud indicó además que la Ciudad recibió 907.900 vacunas, de las cuales se aplicaron 853.976. El total de vecinos que recibieron una dosis en la Ciudad es de 681.400, que representa el 56% de la población de riesgo y el 22,76% de la población de CABA. Días atrás, Quirós defendió las medidas para restringir “la nocturnidad y las reuniones sociales”, a la vez que aseguró que si bien hay más jóvenes internados por coronavirus, esto no se traduce en un aumento de la letalidad entre estos grupos. “Acompañamos con toda claridad las medidas que apuntan a la nocturnidad, a los encuentros sociales porque identificamos que allí estaba el problema”, dijo el funcionario. Señaló que la restricción de circulación a partir de las 20 horas es “un elemento muy colaborador para poner el foco para que la gente se vuelva a cuidar, sobre todo para que esas personas que no se estaban cuidando bien tengan cierta restricción”. En ese sentido, reiteró el pedido de evitar los encuentros “sociales, laborales o familiares” en ámbitos cerrados ya que “el frío tiende a llevarnos a lugares interiores y es donde ocurren la mayoría de los contagios”.

 

Compartir

.