El tiempo - Tutiempo.net

Alberto Fernández encabezó una reunión con gobernadores para definir las nuevas medidas restrictivas para enfrentar la segunda ola de coronavirus. En esta oportunidad mantuvo un encuentro virtual con los mandatarios del centro y sur del país. También estuvo presente el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Del encuentro participaron la ministro de Salud, Carla Vizzotti; el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro y el secretario presidencial, Julio Vitobello. Fernández pidió ayuda para hacer cumplir las restricciones y reforzar los controles. También les solicitó a los gobernadores que lo acompañen en las decisiones que tome con la implementación del nuevo DNU. “No sólo hay que cuidarse a la noche, hay que cuidarse de día. El virus no sale a las 20 horas. El virus está todo el día. Hay que recordar que los cuidados deben estar de día también, hay que hacer esa tarea docente con la sociedad”, sostuvo el Jefe de Estado. Uno de los discursos más esperados era el de Rodríguez Larreta, debido al enfrentamiento que mantiene con Fernández en la actualidad. El mandatario porteño habló durante 15 minutos y dijo que comparte la estrategia del Presidente de reducir la circulación. Además, dejó en claro que su gestión tiene intenciones de acompañar medidas que tome el gobierno nacional si apuntan a reforzar y ampliar los controles y restricciones. Rodríguez Larreta coincide con la apreciación de los expertos médicos que asesoran al Gobierno sobre la desaceleración de los contagios en los últimos días, pero entiende que esa baja se tiene que trasladar a la ocupación de las terapias intensivas. La Ciudad de Buenos Aires tiene un sistema sanitario muy estresado. El sistema privado tiene una ocupación de camas UTI cercana al 85%, mientras que el sistema público está ocupado en un 86,2%. Rodríguez Larreta destacó que es importante retomar el diálogo y coordinar las medidas. Reconoció que en la Ciudad de Buenos Aires hay una meseta muy alta de casos, que ronda los 2700 contagios diarios, que no es sostenible en el tiempo y lo obliga a reforzar las medidas para reducir los casos. Además, pidió al Gobierno priorizar las actividades en los espacios abiertos por sobre los espacios cerrados y dio una señal con su silencio sobre un tema central. No habló de las clases presenciales. Evitó meter un tema que sabe que generará conflicto y está judicializado. Como parte de abrir la puerta al diálogo, reconoció que las medidas del gobierno nacional están dando resultado. “Se acordaron medidas entre los ministerios de Seguridad: cerrar veinticinco accesos, incrementar retenes y cerrar bocas de subtes. También controlar más la circulación durante la noche y solicitar el reempadronamiento para permisos esenciales”, sostuvo el titular de la administración porteña.

Compartir

.