El tiempo - Tutiempo.net

La maniobra del kirchnerismo para mantener un integrante en el Consejo de la Magistratura quedó en manos de la Justicia quien deberá expedirse tras la presentación realizada por senadores del PRO para frenar la jura de Martín Doñate en el cuerpo encargado de designar y controlar a los jueces. El pasado miércoles, Cristina Fernández instruyó al oficialismo en la Cámara alta a desconocer el fallo de la Corte Suprema que restituía a Luis Juez en la Magistratura. El senador cordobés, junto a su par Humberto Schiavoni, interpuso una medida cautelar y el conflicto va escalando. En la presentación, que consta de 29 páginas, los legisladores del PRO reclaman que “se declare la nulidad absoluta e insanable” de los nombramientos dadas “las improcedentes designaciones de los senadores Doñate y Anabel Fernández Sagasti”. El tema quedó en manos del Juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal N°5, a cargo de María Alejandra Biotti, magistrada que en 2020 pidió al Senado frenar la revisión de los traslados de los camaristas Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia impulsada desde el kirchnerismo. “Ahora la Jueza podrá resolver sobre el fondo de la cuestión o inmediatamente o hacer lugar a la cautelar”, palpitó Schiavoni, presidente del bloque PRO en el Senado. La disputa se originó luego de que el interbloque del Frente de Todos decidiera dividirse en dos para así lograr tres de las cuatro bancas que le corresponden al Senado en el organismo. La maniobra implicó que Juez quedara fuera del Consejo y que en su lugar ingresara Doñate. Hace unos días la Corte Suprema falló en favor de la demanda de la oposición, pero Cristina Fernández ideó una jugada para fortalecer su influencia en la esfera judicial. Volvió a designar a Doñate como consejero y, para darle mayor volumen político al decreto, lo sometió a votación en el Senado, cosa que se logró el pasado jueves. El máximo tribunal, luego de que la vicepresidente desobedeciera el fallo, decidió ahora esperar el desenvolvimiento del conflicto de poderes entre el kirchnerismo y la oposición. Mientras tanto, todas las miradas están puestas sobre Horacio Rosatti, presidente del máximo tribunal y que también forma parte de ese cuerpo judicial. “No somos contendientes. Estamos a la expectativa de que entre los diferentes partidos diriman la cuestión. Nosotros somos árbitros. Eventualmente, si se requiere nuestra intervención, veremos qué hacemos”, expresaron fuentes cercanas a la Corte. Por su parte Schiavoni señaló que no ve “posible” una solución sin la intervención del máximo organismo de Justicia.

Compartir

.