El tiempo - Tutiempo.net

El ajuste que Sergio Massa diseñó para el Presupuesto 2023, genera fuertes rechazos incluso entre sus aliados. El que alzó la voz en esta oportunidad fue el ministro de Educación bonaerense, Alberto Sileoni, que se quejó por el recorte de fondos del 15,5% previsto para el año que viene en esa área. “Esperemos que puedan acomodarse esos números y que el presupuesto educativo no tenga una merma respecto del anterior”, dijo Sileoni. El funcionario de Axel Kicillof aseguró que el ajuste “todavía no está definido” y planteó que en las partidas presupuestarias asignadas a cada área “se juega el interés de un gobierno respecto de los temas”. “Tengo expectativas positivas de que no va a terminar así el Presupuesto nacional. Es posible que esto se revierta, quisiera que fuera así. Hay una confianza general de que este Gobierno acomodará estos números y no serán estos los definitivos”, agregó. El recorte de gastos en Educación fue alertado por un informe que advierte que los fondos del organismo pasarán de $870.044 millones este año a $735.467 millones el año próximo (en pesos constantes de 2022). Serán los números más bajos de los últimos 11 años (el menor fue el de 2020). La noticia también activó críticas de los gremios aliados del kirchnerismo, como SUTEBA. Roberto Baradel, titular del sindicato, dijo que hablaron con diputados, con el ministro de Educación nacional, Jaime Perczyk, y que tenían previsto un encuentro con Massa en relación a la poda de fondos. El líder de SUTEBA dijo que “el presupuesto de Educación no tiene que tener recortes” y reclamó que “tiene que aumentar”. También hubo críticas opositoras: la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, tuiteó que la educación no puede ser la variable de ajuste del Gobierno nacional”. Y el exministro de Educación Alejandro Finocchiaro advirtió en un comunicado que “la caída en el presupuesto educativo que presentaron es, incluso, mayor que lo señalado en este informe de Argentinos por la Educación”. Desde la cartera encabezada por Jaime Perczyk, en tanto, aseguran “no va a existir ajuste” y que el proyecto “se va a corregir antes de la aprobación”.

Compartir

.