El tiempo - Tutiempo.net

Luego de que una patota del gremio de Camioneros ingresara a la fuerza en la planta de la empresa de Transporte Logística Milo SA en Avellaneda y atacara a golpes al dueño y a varios empleados, el gerente de la empresa afirmó: “Estamos metidos en una interna gremial”. Agredido por una patota de 30 personas que estaban identificadas con camperas verdes, características del gremio que lidera Hugo Moyano, el empresario explicó que el conflicto se inició “por un delegado que fue elegido en noviembre del año pasado y no quería prestar servicios en la empresa”. Identificado como Sebastián Orlando Páez, el dueño de la empresa dijo que “lo invitamos amablemente a trabajar y nos empezó a llenar de denuncias ante el Ministerio de Trabajo y la seccional Avellaneda del Sindicato, que derivó en que nos hicieran inspecciones en conjunto”. Tras reiterar la existencia de un conflicto interno en el sindicato, el gerente agregó que la rama logística de Camioneros de Capital Federal quiere tomar la empresa para sí y puentean a las delegaciones regionales. “Los empleados no queremos a este delegado y vamos a elecciones el 5 de octubre; tampoco queremos salir de Camioneros. No queremos caer en manos de la rama de logística de Capital porque no queremos caer en manos de esta gente”, añadió. “Hoy somos una empresa apagada, es todo más gris. Queremos recuperar la paz y la armonía que solíamos tener” destacó el gerente agredido. El ataque se produjo cuando un grupo del gremio de Camioneros ingresó a la fuerza en una planta de una empresa logística y atacó a golpes al dueño y a varios empleados. Por la agresión, seis personas resultaron heridas, según confirmaron fuentes policiales. De acuerdo a los investigadores, se trató de una patota de 30 personas que estaban identificadas con camperas verdes, características del gremio que lidera Hugo Moyano. Los gremialistas se amontonaron en la puerta de acceso a la empresa de transporte Logística Milo SA de Avellaneda. Cuando ingresó el dueño con una camioneta al estacionamiento interno de la planta, entraron a la fuerza y comenzaron a agredir con golpes de puño al conductor y al empresario, además de los agentes de seguridad privada que intentaron auxiliarlo. Hubo puñetazos, proyectiles y amenazas. Como resultado del ataque, seis personas terminaron con heridas, entre ellas una mujer a la que golpearon cuando estaba en el suelo. Los camioneros salieron de la firma y, al poco tiempo, llegó la policía que labró actuaciones por lo sucedido tras disuadir a los agresores.

Compartir

.