El tiempo - Tutiempo.net

El Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) alertó que el país se encuentra ante “la posibilidad cierta de enfrentar una de las peores sequías de las últimas décadas”. Asimismo, reclamó que el Congreso apruebe una Ley de Seguro Agrícola para amortiguar el impacto del clima en la campaña 2022/23. El Consejo manifestó su “enorme preocupación por las consecuencias económicas y sociales que podría generar este fenómeno en nuestro país y en el funcionamiento de las cadenas de valor agropecuarias, agroindustriales y principalmente de las economías regionales”. Desde el nucleamiento, que está integrado por 61 entidades, recordaron que las bolsas de cereales y comercio del país se refleja con crudeza los efectos que la sequía está teniendo sobre el desarrollo de los cultivos de invierno y las perspectivas de siembra para los de verano (soja, girasol y maíz) y el resto de las producciones agropecuarias. “Por ejemplo, en relación al trigo, las limitantes hídricas obligaron a recortes de más de 500 mil hectáreas en la superficie estimada, siendo el NOA y el centro-norte de Córdoba y Santa Fe las regiones más afectadas”, resaltaron. Asimismo, señalaron que en las provincias de Córdoba, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Tucumán y el sudeste de Catamarca se sembró la menor superficie de, al menos, las últimas 5 campañas y se prevé que el área a cosechar sea menor, aún debido al contexto generalizado de estrés hídrico, al que se le suman heladas. En cuanto al desarrollo del cultivo, precisaron que la ausencia de precipitaciones a lo largo del invierno, junto a las heladas registradas, limitaron el crecimiento y generaron daños. “La región núcleo muestra cultivos en un 85% en sequía, 10% en escasez y 5% en estado regular respecto de los mapas de reserva de agua en los suelos. Los primeros rindes estimados en trigo apenas alcanzan el 50% de lo esperado en gran parte de la región”, alertaron. Sobre el norte del área agrícola, se prevén pérdidas en los potenciales de rendimiento e incluso de área cosechable. “A escala nacional, el 50% de la superficie de trigo reporta una condición hídrica entre regular y sequía, con casi un 60% de dicha superficie concentrada sobre el NOA, NEA, donde el cultivo se encuentra en plena espigazón, y la región núcleo, donde se encuentra iniciando su periodo crítico”.

Compartir

.